Iglesia Hispana Bi­blica Bautista (IHBB)

                                AMOR     FE     JUSTICIA     INTEGRIDAD     SERVICIO

Ministerio de Pastoreo y Liderazgo

Privilegios del ministerio

Servir por amor , en fe, integridad, justicia, misericordia y esperanza  orar, estudiar pastorear, enseñar, ser de apoyo, evangelizar,  cuidar,  predicar,  exhortar, visitar,  dirigir, supervisar, informar, delegar, discipular a la congregación en general.

 Emplear, contratar,  supervisar, calificar y despedir, empleados,

Programar y supervisar  la agenda mensual y anual de la visión,  disciplinar los asuntos de moral, carácter, y relaciones personales  junto con la junta directiva y la congregación.

Entrenar  delegar, supervisar a   los directores de ministerios y miembros voluntarios el uso correcto de  sus capacidades, dones y posiciones dentro y fuera de la iglesia y el resultado de su conducta y carácter.

Representa la organización ante el gobierno, el estado, la asociación local y las relaciones necesarias para que sea reconocida a nivel mundial.

Propósito del ministerio

Con Visión y ambición maternal divina,  proveer dirección y guía en el desarrollo de la visión, misión, y acción a la iglesia según Mateo 28:19-20.  Alentar,  exhortar, dar dirección bíblica, proveer oportunidad de entrenamiento y crecimiento en el desarrollo de los dones y capacidades para cumplir con la  visión, y misión a nivel local estatal y mundial.  Apoyar las misiones locales, nacionales, mundiales por medio del plan cooperativo y el sostenimiento de misioneros.

 

Áreas de ministerio.

 El pastor junto con la junta directiva son miembros de los Ministerio de Adoración y alabanza,   evangelismo y misiones,  educación, familia, mayordomía, Ujieres, Diáconos, ancianos líderes, secretaria, y empleados. Somos el recurso humano que alienta, ayuda y une a los que con tanta devoción, amor, fe, integridad y justicia sirven y buscan ser impacto en la comunidad y mundo que nos rodea.


Efesios 4:11-16

"Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo, para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en el amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en el amor."